sábado, 15 de agosto de 2009

EL TEATRO VIENE A LA ESCUELA


“EXPEDICIÓN WALICHU”
De lo lúdico al gran tema de la diversidad cultural
La Cueva de las Manos es un sitio arqueológico que presenta históricas pinturas rupestres, está ubicada en el profundo cañadón del Río Pinturas, al oeste de la Provincia de Santa Cruz, República Argentina. En 1999 la UNESCO la declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad.
En esta ficción, dos estudiantes de arqueología, Florencio y Ramita, se trasladan hasta La Cueva con el objetivo de investigar las antiguas pinturas que se encuentran en las paredes.Los jóvenes estudiantes viven una aventuras generadoras de aprendizaje en las que, al cruzarse con inesperados y particulares personajes del lugar, profundizan en temáticas de importante valor, como la amistad y el respeto por otras culturas. Actores, títeres, muñecos más una colorida y original música se complementan para dar vida esta producción que amalgama calidad entre su texto y su plasticidad.
Las funciones se realizarán el 1 de septiembre de 2009, tanto en la EP Nº8 de Mar de Ajó Norte, como en la EP Nº 12 del Barrio Rocco ( El Silvio ), incluyendo también a los alumnos de los Jardines de Infantes de los respectivos barrios.
Esta puesta, a cargo de SONRISAS PRODUCCIONES de LA PLATA, se sostiene desde la autogestión, solventándose con un mínimo aporte económico solicitado a las familias y Cooperadoras , los cuales no son excluyentes de modo que la totalidad de los alumnos presencian la obra.
SONRISAS PRODUCCIONES envia anticipadamente a los Establecimientos una cuidada selección de actividades previas y posteriores a la observación de la obra, la cual, con un gran sustento didáctico y pedagógico oficia de articulación para con el trabajo áulico de los maestros.
Además del contenido didáctico de la obra, la presencia de los ARTISTAS Y TODOS SUS RECURSOS dentro del AMBITO ESCOLAR representan un aporte pedagógico en sí mismo. La mecánica de la autogestión, desde la mínima colaboración solicitada y ya mencionada, oficia como una experiencia de aprendizaje sobre la REMUNERACION QUE TODO TRABAJADOR MERECE POR SU LABOR, y el ROL DIGNO QUE DEBE TENER UN ARTISTA COMO TRABAJADOR DE LA CULTURA.


UNA OBRA QUE VIAJA POR TODO EL PAIS
TOMADO DE: http://www.portal-patagonico.com.ar

« La obra se motiva en una pregunta: ¿Para qué aprender? Prácticamente toda la obra transcurre dentro de la Cueva de las Manos, cuando dos jóvenes exploradores, Florencio (Emilio) y Ramita (Damasita), llegan en busca de aprendizaje. En este sentido Damasita González Riesco, que interpreta a “Ramita” y es especialista en títeres, comenta que “la elección de la Cueva de las Manos viene porque yo estudié Historia del Arte en la Facultad de Bellas Artes. Cuando surge la idea hace como 12 años, aprendo acerca de Cuevas de las Manos. Tenía una profesora que nos decía que distintos investigadores hablaban de esas pinturas simplemente como diseños geométricos y que lo mismo pasaba con decenas de cuevas que hay en toda Latinoamérica, sobre todo en México. Y la verdad es que nos daba muchísima bronca, porque hay otros autores como Casamiquela que trabajan yendo al lugar y hablando con la gente, en vez de venir y hacer una lectura etnocentrista, buscan lo que se llama arqueología sistémica, que busca e indaga en la historia del lugar, sus mitos y sus leyendas. Junto a eso utilizan también herramientas científicas como el carbono 14, y entre todos, sacan una aproximación distinta. Esa cueva sola, aislada, a esa altura, rodeada de un paisaje tan bello, estaba ahí por una razón, y la misma era que era un lugar de poder, donde junto a los ancestros, los chamanes invocaban las fuerzas para que los cazadores tuvieran éxito en sus cacerías. Eran lugares de rituales. La simplificación de los motivos geométricos nos parecía que había que cambiarla. Nos parecía un tema interesante”.Damasita comenta que “después buscamos leyendas que tuvieran que ver con el tema. Queríamos poder encender esa llamita que tienen los chicos de poder descubrir. Necesitábamos una historia que no fuera solo palabras, que no aburriera a los chicos. Entonces la historia la encontramos en el mito de El Walichu. Luego la unimos con la historia de que dos arqueólogos jóvenes, Florencio y Ramita, iban a la Patagonia a buscarla y ahí surgía el tercer conflicto, que es el amor al conocimiento. Entonces de ahí surge la pregunta: ¿Para qué conocer?”De alguna manera ahí se centra el nudo de todo y se crea un conflicto entre los dos personajes de la obra. Damasita explica: “Florencio quiere conocer para sí mismo, para tener un museo y hacer dinero, mientras que Ramita quiere aprender y saber para poder después compartir ese conocimiento. Esos son los ejes de la obra”.

No hay comentarios: